QUIÉNES SOMOS

  El Jardín Botánico El Charco del Ingenio comprende 70 hectáreas de reserva natural, contigua a San Miguel de Allende.  Monumento natural extraordinario, su nombre proviene de una poza legendaria encajada al fondo de una imponente cañada, donde subsisten vestigios históricos.  Una añeja presa se extiende en humedales donde abundan las aves, y en amplias laderas pobladas de vegetación nativa y semiárida. Éste es el escenario del Jardín Botánico, consagrado a la preservación del sitio y su biodiversidad, así como de una importante colección botánica, integrada por cactáceas y otras plantas suculentas de México. El Jardín Botánico mantiene programas de educación ambiental y realiza variadas actividades a lo largo del año. Lugar ideal para caminar, ejercitarse, meditar o simplemente disfrutar de la naturaleza, cuenta además con una tienda y una cafetería.

Fue una iniciativa civil surgida en 1990 la que logró rescatar este sitio de gran valor ecológico, escénico e histórico, y proyectarlo como espacio comunitario. Su dominio y gestión corresponden a El Charco del Ingenio AC, organización mexicana, independiente y no lucrativa, empeñada en la conservación de este extraordinario patrimonio natural y cultural de San Miguel de Allende.

La organización ha obtenido diversos premios y reconocimientos.  Es miembro de la Asociación Mexicana de Jardines Botánicos, y de la organización Botanic Garden Conservation International.  Participa en la Estrategia Global de los Jardines Botánicos para la Conservación, auspiciada por la ONU.  El Charco del Ingenio está registrado ante la SEMARNAT como Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA).

Zona de Paz

En 2004, El Charco del Ingenio fue consagrado como Zona de Paz por el Dalai Lama, líder del pueblo tibetano y Premio Nobel de la Paz, durante su visita a México. Fueron cinco las zonas de paz declaradas en distintos puntos del país. Se trata de espacios libres de violencia y de armas, dedicados a la conservación de la naturaleza y al desarrollo comunitario.
 
foto por doug hunt